Ayuntamientos

La “solución” socorrida de autoridades de Mexicali: monitorear la contaminación

Por: Dianeth Pérez Arreola

Mexicali,03 de enero.- El monitoreo ambiental para medir la calidad del aire es sin duda una valiosa herramienta que se utiliza en esta capital desde 2018 en Mexicali, los monitores actualmente solo comprueban lo que ya se sabe: que la ciudad es una de las más contaminadas del país.

Las autoridades municipales y estatales apuntan a ellos cuando son cuestionados sobre acciones concretas para disminuir la polución del aire, dejando de lado la causa de las emisiones, como la actividad industrial, ganadera y agrícola.

Si se trata de poner freno a la contaminación, los monitores no limpian el ambiente, sólo proporcionan evidencia de la insalubre calidad del aire.

En el tema de los monitores se mezclan responsabilidades gubernamentales no asumidas, miles de dólares en fondos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, intereses particulares y organizaciones sociales.

En septiembre de 2018, la doctora Astrid Calderas, directora del grupo ambiental Econciencia y Salud y directora del Área de Investigaciones, Ciencia Comunitaria y Justicia Ambiental Flight Pattern Kids, del Valle Imperial, inició una red de monitores comunitarios junto con el ingeniero Israel Bórquez y el doctor Daniel Ximenez, de Medio Ambiente Sano, que se denominó después Aire Baja California.

Empezaron con tres monitores en octubre hasta llegar a tener ocho. En Mexicali ubicaron seis y dos en Calexico, en las zonas más contaminadas de la ciudad, de acuerdo con estudios realizados por la doctora Calderas, quien ya se encontraba estudiando el tema de las emisiones en Mexicali y el Valle Imperial desde 2007.

Israel Bórquez cuenta los inicios de Aire Baja California.

“Compartí detalles de nuestra iniciativa en una reunión binacional en octubre. Posteriormente el ingeniero Bórquez presentó el proyecto ante autoridades locales, estatales y federales de ambos lados de la frontera, por lo que estaban familiarizados con nuestro trabajo desde entonces”, señaló la investigadora.

Antes de esa fecha no había monitores Purple Air en Mexicali, y los datos sobre la calidad del aire se recopilaban en tres monitores regulatorios que manejaban la Secretaría de Protección al Ambiente y el Ayuntamiento de Mexicali, pero sólo ellos tenían acceso a la información.

Para finales de 2018 surge la asociación Redspira, encabezada por Alberto Mejía, motivados por el déficit de información sobre calidad del aire, cuestión que le corresponde totalmente a los gobiernos.

Monitores Purple Air

“Además de nuestro esfuerzo hubo otras dos iniciativas similares que logramos integrar en una sola plataforma. La primera provino de un grupo de organizaciones civiles que aportaron cerca de 11 sensores de una ‘marca americana’ que ellos voluntariamente consiguieron, instalaron y operan actualmente”.

Mejía recordó que el Gobierno de California asignó, a través de un convenio binacional, 50 sensores de la misma ‘marca americana’ al gobierno de Mexicali y ellos pusieron 18 sensores, más las estaciones normativas.

“Actualmente hemos logrado tener una red de 117 sensores entre Mexicali y la zona valle, de los cuales tenemos 31 fuera de línea, que fueron desactivados por distintas circunstancias como puede ser que ya cumplieron su tiempo de vida. Esperamos que en enero el gobierno de California asigne otros 40 sensores a Mexicali para sustituir los que ya no funcionan”, manifestó.

La ‘marca americana’ son los monitores Purple Air utilizados primero por Aire Baja California, que miden partículas PM 2.5, PM 10 y PM 1 en tiempo real, mientras que los monitores donados por el gobierno de California solo miden las partículas 2.5 y no lo hacen en tiempo real, sino con promedios ponderados de una hora.

Redspira justifica esta medición diciendo que eso es lo que pide la Norma Mexicana, mientras que Calderas manifiesta que una red de monitores verdaderamente ciudadanos debería dar resultados en tiempo real para los ciudadanos.

“El objetivo primordial de una red de monitoreo ciudadano debería ser proporcionar datos en tiempo real para que los ciudadanos puedan llevar a cabo acciones preventivas oportunas y para que las autoridades identifiquen la fuente contaminante y lleven a cabo acciones regulatorias”, remarcó.

Los 50 monitores provenientes del gobierno del estado de California fueron donados al Ayuntamiento de Mexicali, y ahí es donde Respira entra para hacerse cargo de la red, algo que resultaba cómodo para el gobierno de la ciudad.

Como los monitores Purple Air de Aire Baja California son de datos abiertos, es decir, todos pueden acceder, bajar y compartir la información, Redspira los incorporó sin problemas a su red. Algo que no es posible hacer con los monitores de Resdpira, lamenta la doctora Calderas.

Ante esto, Mejía responde que es su objetivo tener datos abiertos para el 2022, porque tiene que ver con costos: “Si dejamos la opción de descargar datos, el servidor requiere más recursos”.

Al principio los monitores Purple Air de Aire Baja California y los monitores de Redspira mostraban inconsistencias en sus mediciones, recordó Calderas. Las mediciones de Redspira no se actualizaban o seguían mostrando datos de monitores que habían quedado deshabilitados. Mejía dijo que han aprendido de las críticas y de sus errores. Calderas reconoce la labor y las mejoras de Redspira en este corto periodo.

Comparativo de 2019 entre Purple Air y Redspira, donde los monitores de Redspira marcan niveles más benignos de calidad del aire, mientras que en tiempo real se puede ver que la calidad del aire es más pobre.

El hacerse cargo de la red de monitores de contaminación permitió a Redspira acceder a un recurso de 50 mil dólares de las autoridades norteamericanas, con lo que compraron más monitores, dieron mantenimiento a los existentes, mejoraron las plataformas digitales e iniciaron campañas de concientización.

Informó que la red está compuesta por casi 120 monitores -entre los del Ayuntamiento, los de Aire Baja California y los privados y patrocinados- de los cuales 31 están fuera de línea porque necesitan mantenimiento o han terminado su vida útil.

Apenas el pasado 7 de diciembre, el director de Protección al Ambiente del 24 Ayuntamiento, decía en un evento organizado por su dependencia, que en la ciudad había 350 monitores ambientales, de los cuales funcionaban el 98 por ciento, denotando su desconocimiento sobre el tema.

Días antes, en entrevista el funcionario aseguró que estaban por firmar un nuevo convenio con autoridades de California para la extensión del periodo de préstamo de los monitores por los siguientes tres años, así como como la recepción de 40 monitores para reemplazar los que han dejado de funcionar y ampliar más la red.

Sobre la ampliación de la red y el mantenimiento de los monitores, el ingeniero Bórquez y Calderas se ofrecieron a dar mantenimiento y reparación gratuitos a los monitores Purple Air del ayuntamiento, pues a veces duran meses fuera de línea. El gobierno les dijo que no podían permitir la injerencia de personas ajenas, pues este era un proyecto de “gobierno a gobierno” y por seguridad decidió instalar los monitores en casetas de policías para que no hurtaran el equipo, no donde fueran más útiles sus datos, ubicaciones que ya tenían localizadas.

Manuel Zamora Moreno, director de Protección al Ambiente, sobre la importancia de la colaboración entre México y Estados Unidos en el tema de la contaminación.

Para el ayuntamiento el convenio con Redspira le ha facilitado el trabajo, pues mediante esta plataforma se pueden hacer denuncias ciudadanas sobre emisiones. Zamora Moreno precisó que con esto, el equipo de bomberos podrá responder más rápido a señalamientos sobre quemas, la policía podrá también detener a quienes queman basura, el ayuntamiento podrá responder si se trata de un comercio que está realizando emisiones, o en su caso turnarlo al estado o la federación.

Juez y parte

La empresa SuKarne informó a través de su vocero que “a fin de prevenir afectaciones por polvos, SuKarne tiene instalado en la unidad el sistema Redspira, similar a la que el gobierno tiene implementado en la ciudad de Mexicali, compuesto por sensores de medición PM10 y estratégicamente colocados en las zonas perimetrales de la misma”. Agregó que los datos se procesan en una red interna y se usan para ser comparados con los parámetros establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-2014.

Cabe aclarar que los monitores no previenen afectaciones por polvos. Solo hacen mediciones sobre la calidad del aire. En todo caso, las acciones que tome la empresa serán para remediar, no para prevenir.

Alberto Mejía, quien encabeza la red Redspira explicó que el monitoreo de SuKarne proviene de un acuerdo comercial con “Certuit”, su empresa. Esta última es la cara comercial, mientras que Redspira es la cara comunitaria y social del proyecto, por lo tanto, no pueden considerarse los monitores de SuKarne como parte de la red.

“Certuit es el creador de Redspira. Para preservar el aspecto social del proyecto, se creó la Fundación para la Investigación de la Calidad del Aire A.C.”, señaló Mejía. Cuando surge un proyecto con organismos privados o fuera de Mexicali, Certuit comercializa los componentes tecnológicos que se han diseñado a lo largo de los años, como los sensores y las plataformas de software, añadió.

SuKarne es un caso especial. Son los únicos clientes de Certuit. Los datos que arrojan los medidores de la calidad del aire son privados, solo la empresa los conoce.

Mejía manifestó que no están muy convencidos de promover estas soluciones a la industria, pues no comulgan con la idea de que alguna empresa contaminante los utilice para argumentar lo contrario. “Recordemos que muchas veces las emisiones no se detectan en el área de emisión, pues en una empresa con una chimenea de varios metros de altura, la pluma de humo caerá a kilómetros del lugar, dependiendo de las condiciones del viento”.

Se solicitó a SuKarne compartir las mediciones registradas en 24 horas, en un día cualquiera. La solicitud no tuvo respuesta.

A finales de noviembre, la doctora Calderas hizo mediciones de formaldehídos y compuestos orgánicos volátiles afuera de SuKarne, obteniendo resultados “no saludables”. Es pertinente explicar que los monitores de Certuit y Redspira solo detectan materia particulada en el ambiente, sin embargo, hay otras emisiones consideradas peligrosas para la salud, como las dos que fueron detectadas con instrumentos especiales.

Los monitores no limpian el ambiente; la situación ambiental de Mexicali está mal y no se ven acciones concretas, dijo Calderas.

Mientras que en Mexicali la contaminación se origina por las emisiones de vehículos, las actividades industriales, ganaderas y agrícolas, en el Valle Imperial los contaminantes son los pesticidas y las quemas agrícolas. Para dar seguimiento a las emisiones del otro lado de la frontera, Aire de Baja California instaló dos monitores en Calexico, además de hacer monitoreos adicionales de manera móvil y/o rotativa en ubicaciones referidas por denuncias ciudadanas tanto en Mexicali como en Calexico, informó la experta ambiental.

Solo faltan acciones contundentes por parte de las autoridades de todos los niveles de gobierno de ambos países.

Adskeeeper

Related Posts