Región

Celebra Cuba 65 años de Prensa Latina

Por: Jorge Enrique Botero, enviado / La Jornada

La Habana, 21 de enero. La revolución cubana era una criatura en pañales cuando la maquinaria mediática de entonces se ensañó contra el naciente proceso de transformaciones comenzado tras el triunfo de los rebeldes de la Sierra Maestra.

En medio de la euforia colectiva luego de la huida de Fulgencio Batista y su séquito de ladrones, el nuevo gobierno no sólo puso en marcha un ambicioso plan de transformaciones sociales, sino que comenzó a saldar cuentas con los esbirros que –al servicio de la dictadura– habían cometido decenas de miles de asesinatos, torturas y desapariciones.

Tumultuosos juicios populares, en los que se exhibían las pruebas de la infamia aportadas por familiares y amigos de las víctimas, derivaron en la aplicación de la pena capital para los agresores, lo cual dio pie a una campaña internacional destinada a crear la imagen de que Cuba había quedado en manos de una banda de asesinos desalmados.

Fue entonces cuando, apenas dos meses después de la victoria popular, la comandancia revolucionaria decidió que era hora de acallar la propaganda con la única arma a su alcance: la realidad. Y nació la Operación Verdad, quizás uno de los más grandes eventos periodísticos de la historia contemporánea que reunió a casi 400 reporteros del mundo.

Durante más de dos horas, el comandante Fidel Castro exhibió uno de sus más sobresalientes dones, el de la palabra, para explicar, desde el salón Copa Room del recién inaugurado Hotel Riviera, el tema de los juicios y los planes del naciente experimento que partiría en dos la historia reciente de América Latina.

Entre los asistentes –proveniente de Argentina– estaba el joven periodista Jorge Ricardo Masetti que, gracias a su cercanía al Ché Guevara, logró poner en marcha un ambicioso proyecto que marcaría un antes y un después en el periodismo del continente: la creación, en junio de 1959, de la Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina (PL).

Hoy, 65 años después de aquel acontecimiento, PL celebra en esta capital un foro internacional para evaluar el estado actual del periodismo mediante exposiciones de destacados académicos y comunicadores sociales de los cinco continentes.

Ya no estará el ex presidente Fidel Castro, pero sí el actual mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, quien junto con otros altos funcionarios del gobierno de la isla hará un diagnóstico de la situación política, económica y social de la Cuba de hoy.

En medio de los sucesos del Medio Oriente que tienen conmocionado al mundo, el foro escuchará también al ministro de Información del Líbano, Siad Makaray, antes del panel La noticia en tiempos de Internet, redes sociales y fake news, que moderará la vicepresidenta de información de Prensa Latina, Luisa María González. Intervendrán el presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto, así como el reconocido periodista estadunidense David Montgomery y el presidente del Sistema Público de Radiodifusión de México, Jenaro Villamil.

Todas las noticias son su agenda

El lunes hará una muy esperada exposición la encargada de la relación con Estados Unidos de la cancillería cubana, Johana Tablada, en momentos en que se agita la política interna del país que ha mantenido durante décadas un largo y dañino bloqueo económico contra la mayor de las Antillas.

El segundo panel, Las agencias de noticias en la era hipermedial: Del despacho cablegráfico a la noticia multimedia, tendrá como expositor al presidente de PL, Luis Enrique González, quien recordó en conversación con La Jornada un informe recientemente desclasificado por la CIA según el cual el arma propagandística cubana más efectiva y peligrosa es Prensa Latina.

González manifestó que, a la fecha, la agencia cuenta con corresponsales y colaboradores en 40 países y tiene acuerdos con más de 100 medios internacionales.

Tras recordar que PL tuvo entre sus plumas a los premios Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y Miguel Ángel Asturias, el presidente de PL se ufanó de que ningún acontecimiento global, político, social, económico, deportivo o cultural ha estado ajeno a nuestra agenda.

Más información:

Related Posts