Economía

Pese a crisis global, en México no habrá problemas presupuestales: AMLO

Por: Emir Olivares y Néstor Jiménez / La Jornada

Ciudad de México, 28 de julio.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que pese a la crisis financiera que se enfrenta a nivel global a causa de la pandemia y la guerra, en el caso de México no habrá problemas presupuestales para cerrar el año.

En la mañanera de este jueves aseveró que se cuenta con recursos suficientes para continuar con los programas sociales o las obras de infraestructura; y añadió que aún hay margen para limitar los gastos operativos y de otros espacios en el gobierno federal a fin de generar más ahorros a la Hacienda Pública que redunden en beneficio de las poblaciones más vulnerables.

Enfatizó que el año pasado se tuvo un presupuesto de 2 billones 585 mil millones de pesos, y hasta ayer se tenía un alza de 2.3 por ciento con 2 billones 854 mil millones, es decir, 259 mil millones por arriba en términos reales, y de sumarse la inflación, sería 10 por ciento superior. Aunado a ello, destacó que el peso desde que inició su gobierno se ha mantenido fuerte.

“Somos de (las monedas) menos afectadas por la crisis, no hemos tenido devaluación, nuestra moneda desde que entramos hasta ahora no tiene develauación. Al contrario, poquito pero se ha apreciado (pese) a esta crisis inflacionaria y la guerra”; y presentó una serie de gráficas con datos internacionales donde se compara al peso con otras divisas internacionales.

El mandatario se reunirá este día con su gabinete para definir nuevos ajustes que apunten en pasar de la austeridad republicana a la pobreza franciscana.

Señaló que a diferencia del modelo neoliberal, donde el concepto de austeridad se malentendía y se aplicaba en recorte de trabajadores y reducción de salarios a las bases, mientras se mantenía los privilegios arriba; su visión es distinta

También podría interesarte: En noviembre comenzarán a bajar los precios, asegura AMLO

“Aquí es de arriba abajo. Entonces sí hay forma (de hacer más ajustes). Ya conociendo cómo estamos, les decía yo que (la Secretaría de) Hacienda va a informar sobre ingresos, sobre esto y sobre otras fuentes de financiamiento, y luego vemos egresos: ¿cuánto necesitamos para financiar los programas de bienestar, los programas de desarrollo? Adelanto que no vamos a tener dificultad, no vamos a detener ninguna obra, tenemos para terminar este año, no hay subejercicio. Esto significa que el avance físico corresponde al avance financiero y lo que es sagrado pues es la nómina, todos los que trabajan al servicio del pueblo, maestros, médicos, enfermeras, servidores públicos, marinos, soldados, policías, todos tienen garantizados sus sueldos, aguinaldos, no hay recortes, y eso es lo que amos a ver hoy”.

En la reunión de este jueves, agregó, también se proyectará el presupuesto para el próximo año, pues en los próximos días por ley, la administración federal debe enviar el anteproyecto del presupuesto al Congreso de la Unión.

Sobre los ahorros que se pretenden discutir, el Presidente señaló que “siempre hay márgenes. Tenemos que cuidar todos los gastos de operación. Ayer hablaba yo que no hemos comprado vehículos nuevos, ¿cuándo se había visto eso? ¿En que gobierno? Si lo primero eran los carros, los aviones. Todo eso ya no existe. Y el ejemplo lo da Presidencia, porque también recuerdo que el último año, 2018, del presidente (Enrique) Peña, Presidencia ejerció 3 mil 600 millones de pesos; y nosotros ejercimos el año pasado como 600 millones”.

Y a pesar de esa importante reducción presupuestal, resaltó, no ha pasado nada ni se ha debilitado el gobierno. “Hemos seguido trabajando sin problema, entonces en todos lados hay forma de hacer esfuerzos para hacer ajustes, y sobre todo también no permitir la corrupción”.

Añadió que su administración evalúa constantemente dónde aplicar las reducciones en camino de la austeridad. “Tenemos que limitar viáticos, gastos de operación, reducir el costo del gobierno. Antes le costaba mucho al pueblo mantener al gobierno, era un gobierno mantenido y bueno para nada, queremos que el gobierno sea eficiente, honesto y que facilite las acciones en beneficio del pueblo”.

Para ejemplificar su punto, el mandatario presentó una serie de datos comparando el salario de los presidentes de México con los de otras naciones y las pensiones de los ex presidentes con los de otros países en 2016.

De acuerdo a la información presentada por López Obrador, ese año, el mandatario de Estados Unidos tuvo un ingreso anual (en pesos) de 7 millones 224 mil; el primer ministro de Canadá, 6 millones 287 mil; la canciller de Alemania, 4 millones 359 mil; y el presidente de México apareció en el cuarto lugar a nivel internacional con ingresos por 4 millones 300 mil.

En el caso de las pensiones a ex presidentes –que fueron eliminadas con la llegada de López Obrador a la Presidencia—, asentó que en 2016 Felipe Calderón acumulaba un ingreso por ese concepto de 54 millones de pesos; muy superior al del ex presidente estadunidense George W. Bush, con 22 millones; 10 millones de Sebastián Piñera, ex mandatario de Chile; de los 3 millones 859 mil del ex premier de Reino Unido Gordon Brown; de los 2 millones 460 mil del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, y de los 2 millones 166 mil del ex presidente del gobierno español, José María Aznar.

Información relacionada

Adskeeeper

Related Posts