Cultura

Culto de los santos populares se nutre en el desamparo de la gente: Valenzuela Arce

Por: Redacción La Jornada Baja California

Tijuana, 22 de marzo. Existe una expresión mística que rodea ciertos cultos que encuentra sus antecedentes en figuras reconocidas como héroes populares, según lo plantea el libro “Todo lo santo es profano”, escrito por José Manuel Valenzuela Arce y Pável Valenzuela Arámburo.

Este volumen que analiza los casos de Jesús Malverde, la Santa Muerte, el Niño Fidencio y Juan Soldado como santos populares fue presentado el 19 de marzo en la Sala Federico Campbell del Centro Cultural Tijuana (Cecut).

Como parte del ciclo Diálogos desde la frontera, organizado por el Cecut y el Colegio de la Frontera Norte (Colef), los autores presentaron esta obra, la cual busca indagar en los aspectos sacros y profanos que conforman ciertos rasgos de la emoción religiosa y la voluntad de creer que permean el inconsciente colectivo de una cuantiosa parte de la población mexicana.

Valenzuela Arce diseccionó estos cultos caso por caso: “está la historia de Jesús Suárez Mazo, un salteador de caminos, una clase de Robin Hood, personaje que ayudaba a los pobres y se va convirtiendo con el paso del tiempo en Malverde, quien se vuelve un santo popular”.

Sobre La Santa muerte el investigador precisó: “es una tradición muy antigua, hablamos de Mictecacihuatl y Mictlantecuhtli, dioses del inframundo y con ella estamos hablando de esta forma de construcción cosmogónica”.

Sobre Jesús Fidencio Constantino Cintora, el llamado Niño Fidencio, Valenzuela acotó: “se va a la frontera de Nuevo León, va a Coahuila y ahí va a crear un pueblo básicamente a partir de sus dones curativos, tenía un leprosario y un lugar donde curaba a los enfermos mentales”.

Enfatizando que la fuerza de los santos populares abreva en el desamparo y la debilidad, vivencia eterna y constante problema de la humanidad, se refirió a Juan Castillo Morales alias Juan soldado: “se le hace un juicio sumamente irregular, la gente quema palacio municipal, quema las oficinas de la policía, cierra la línea Internacional, se declara el día sangriento de Tijuana, hay enfrentamiento entre la C.R.O.M y la C.T.M y se le ejecuta públicamente bajo el amparo de la ley fuga”.

Para el cineasta Pável Valenzuela Arámburo fue relevante referirse a una serie de documentales que conforman esta investigación y expresó que estos materiales “se refieren a cuatro santos populares: Malverde, la Santa muerte, el Niño Fidencio y Juan Soldado, las grabaciones de los documentales se realizaron en un periodo de tres años aproximadamente”.

También puede interesarte: «Narcocorridos’ se prohibieron porque destaparon complicidades”: Valenzuela Arce

Related Posts