Frontera

“Nosotros ya cumplimos” para que se abra la frontera: Bonilla

Por: Ana Lilia Ramírez

Tijuana, 21 de julio.- El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, afirmó que las afectaciones económicas binacionales generadas por el cierre de la frontera durante casi año y medio han tenido mayor impacto negativo en California, esto como respuesta al anuncio de que los cruces no esenciales seguirán restringidos por al menos un mes más.

“Mi punto de vista (es que) la economía está sufriendo más de aquel lado que de este lado”, dijo al ser cuestionado sobre la medida que entró en vigor desde el 21 de marzo de 2020, que restringe el cruce para asuntos no esenciales, incluso reveló que estuvieron a punto de reabrir el paso, pero se decidió dar más tiempo por la presencia de la tercera ola de contagios de Covid-19.

Confía en que el próximo mes sí se reabrirá

“No tengo ni la menor duda de que el próximo mes ya lo vayan a autorizar; estuvieron incluso a punto autorizarlo este mes pero dijeron ‘nos damos un poquito de tiempo por lo de la tercera ola’, para ver cómo va a afectar y el hecho de que Baja California está rodeado por estados que están en la tercera ola, en un alza tremenda, dicen que va a pasar con Baja California, entonces quieren ver el comportamiento”.

Aseguró que “nosotros ya cumplimos cuando menos con lo que habíamos prometido hacer, lo que el presidente de México prometió hacer, cuando menos con respecto al estado de Baja California”, dijo el mandatario respecto al programa de vacunación y su postura en torno a casi año y medio del cierre fronterizo.

Una de las disposiciones más importantes era que 70 por ciento de la población fuera inmunizada con la vacuna anticovid-19, lo que incluso se rebasó: 72.7 por ciento de mayores de 18 años, lo que representa un millón 960 mil 745 personas ya tienen su esquema completo, y el porcentaje subirá a 80 por ciento cuando se apliquen las segundas dosis pendientes.

Decisión de gobiernos federales

Mientras que el titular de Salud estatal, Alonso Pérez Rico, señaló que la reapertura no es una decisión local sino de ambas naciones y explicó que cuando sea un hecho las autoridades del país vecino notificarán con anticipación los requerimientos sanitarios que debe cumplirse con el cruce internacional, y a su vez lo harán saber a la población  

“Estamos muy tranquilos; el día que se vaya a programar la apertura de la frontera nos van a avisar con mucho tiempo de anticipación y nos van a decir cómo cruzar: ‘estas (personas) tienen que tener esto’. Al momento de no tener esos avisos, como son de ordenados y planeados en Estados Unidos, pues será muy improbable que abran la frontera”.

Entradas relacionadas