Baja California Vídeos

Aniversario de Colosio, sin masas en torno al «sueño arrebatado»

Por: Juan Pablo Guerra y Mireya Cuéllar

Tijuana. La sangre de Luis Donaldo Colosio Murrieta terminó por fundar el mito violento de Tijuana. 30 años después, la ciudad fronteriza sigue luchando con ese fantasma; aun si la imagen del magnicidio está cada vez más lejana y, para recordar al candidato presidencial, no hay masas que se reúnan en torno al “sueño arrebatado”.

En años electorales pasados, el aniversario luctuoso de Colosio Murrieta era el verdadero inicio de campaña para los priistas, una ocasión para mostrar músculo y durante los muchos años de dominio panista en Baja California, un acto de aparente resistencia, recordatorio de que en el primer gobierno estatal blanquiazul había ocurrido la tragedia.

Sería difícil asegurar cuándo dejo de ser el momento de comunión tricolor, pero debe decirse que desde que el «eterno soldado del PRI» cambió los colores de su armadura por tonalidades en morado ya no es la verbena funebre que él podía organizar. Con todo y su migración al Partido Encuentro Solidario (PES), hoy la única corona de flores a los pies de la estatua de Colosio reza: “Ing. Jorge Hank Rhon”.

Después colocarían otra, pequeña, con las siglas del PRI, eclipsada por la que desde muy temprano mandó el empresario dueño del grupo Caliente, desdeñado por el PRI de Alito Moreno hace tres años y hoy por Morena, que ordenó desde la Ciudad de México a la gobernadora deshacer la alianza del partido gobernante con la segunda fuerza política del estado, Encuentro Solidario, el partido de la familia Hank.

El número de asistentes al memorial es parecido al número de periodistas, pues ni Guadalupe Gutiérrez Fregoso, dirigente estatal del Revolucionario Institucional (PRI) y actual candidata al Senado de la República, asistió. Quien sí llegó fue el panista Gustavo Sánchez, ex alcalde de Mexicali y compañero de fórmula de Gutiérrez Fregoso. “La muerte de Luis Donaldo Colosio es algo que nunca debió haber pasado”, dice el panista, quien supone que si Colosio viviera, “sería un artífice de la alianza PAN, PRI, PRD”.

El ex alcalde de Mexicali, el panista Gustavo Sánchez (izquierda) conversa en el evento con en ex dirigente estatal del PRI, David Ruvalcaba. Foto: La Jornada Baja California.

Ni siquiera los colonos, aquellos que vivían ya en Lomas Taurinas en marzo de 1994, salen para acompañar a los priistas y panistas que en esta ocasión se dan cita. La explanada luce limpia y vacía, sólo desde muy temprano un viejo militante del PRI operó de anfitrión: Jimmy Bracamontes.

Jimmy es candidato a diputado federal por el sexto distrito de la alianza Fuerza y Corazón por México, y está radiante. Es la primera vez que “lo toman en cuenta”, platica. En 1994, para el mitin de Colosio, fue el encargado de pintar las bardas que servían de fondo a lo que era una explanada de tierra suelta. El río de aguas negras (donde el equipo de Colosio batallo para sacarlo ya inerte) sigue corriendo enfrente, sólo que ahora tiene un pequeño puente de concreto.

La alianza PAN-PRI-PRD está vigente a nivel federal, con los mismos candidatos a diputados, senadores y Presidente de la República, pero a nivel estatal se rompió y hasta el próximo primero de abril los priistas registrarán candidatos a diputados locales y alcaldes porque Acción Nacional se quedó con todos los de la fallida alianza.

A Jimmy Bracamontes no le importan las desavenencias, se paseó con sus banderas del PAN y el PRI todo el tiempo y sólo las ocultó cuando hubo que tomar la foto de todos los asistentes. Justificó que la corona de flores más grande fuera de Hank, porque es “un eterno soldado del PRI”.

El único discurso en la ceremonia luctuosa fue de la dirigente municipal del PRI, Dulce Valdez, quien recordó “el sueño arrebatado”, un día muy importante y triste para la familia priista -aunque no estuviera presente- porque su legado sigue vigente;” seguimos viendo un México con hambre y sed de justicia”.

Sin embargo, fue David Ruvalcaba, ex dirigente estatal del PRI, quien en una breve entrevista resumió lo que sienten muchos de los que estuvieron aquel día a las 17 horas con 20 minutos en Lomas Taurinas, aunque hoy no vinieron: “ llegaron a la conclusión de un asesino solitario, sin embargo hubo un tumulto, hubo quienes encontraron una bala posteriormente, no se protegió la zona del crimen, al poco tiempo se empezó a renovar y siempre tendremos la duda, quienes estuvimos aquí, de las versiones que nos han ofrecido”.

En Tijuana, dice, los priistas abandonaron a Colosio desde el primer aniversario de su muerte; “siempre batallamos para que la gente reconociera ese legado, es lamentable como la gente olvida muy rápido, …todo mundo que tiene una foto con él la sube a sus redes sociales en estos días, pero Tijuana fue lastimada, cada que se habla del caso se dicen cosas, así que quizá, de manera inconsciente, la ciudad quiere olvidar.

Será por eso que hay tanto silencio en Lomas Taurinas, una colonia enterrada al fondo de en un cañón atrás del aeropuerto de Tijuana, una colonia que la ciudad quiere olvidar, como quisiera olvidar que aquí mataron a Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Video: La Jornada Baja California

Más información:

Related Posts