Opinión

Migración en las fronteras norte y sur

Por: Gabriela Rodríguez

En el marco de los compromisos del gobierno mexicano, entre ellos el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, el Pacto Mundial sobre los Refugiados, el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, y los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), desde 1993 se levantan las Encuestas sobre Migración en la Frontera Norte de México (EMIF Norte) y desde 2004 las Encuestas sobre Migración en la Frontera Sur de México (EMIF Sur). Se trata de un sistema de encuestas que tiene como objetivo profundizar en el conocimiento de los fenómenos migratorios en la región.

Dichas encuestas en sí mismas inscriben una gran complejidad conceptual y en su levantamiento en los diversos territorios del interior y del exterior, rasgos a los que hay que añadir que durante 2020 se instrumentaron medidas de distanciamiento social para controlar la pandemia. Aquí comparto algunas estimaciones realizadas por Rafael López Vega y Víctor M. Isidro Luna, de la secretaría general del Consejo Nacional de Población.

Con base en la EMIF Norte, de octubre a diciembre de 2020 se estimó que el flujo de población mexicana devuelta por autoridades de Estados Unidos fue de 29 mil 757 personas, entre quienes residían en México, 90.4 por ciento eran hombres y el resto mujeres; para quienes residían en Estados Unidos 95 por ciento fueron hombres y 5 por ciento mujeres. La población devuelta es mayoritariamente joven. El municipio de origen con un grado de marginación muy bajo o bajo se presenta en 57 por ciento del flujo de hombres y en 42.2 por ciento del de mujeres. El grado de marginación muy alto o alto fue de 26 por ciento en los hombres y 38.5 por ciento en mujeres.

La población mexicana que regresa voluntariamente de Estados Unidos por vía terrestre en el cuarto trimestre de 2020 se estimó en 108 mil 230 personas, 64.2 por ciento hombres y 35.8 por ciento mujeres.

El flujo de población de México con dirección a Estados Unidos o a la frontera norte de México se estimó en 42 mil 253 casos durante el cuarto trimestre de 2020; los hombres representaron 55.1 por ciento y las mujeres 44.9 por ciento (hombres 32.5 años, edad promedio, mujeres 36.6); 12.1 por ciento se dirigía a Estados Unidos y 87.9 a la frontera norte.

Con base en la EMIF Sur, se estima que la población guatemalteca que regresó de México a su país en el segundo semestre de 2020 fue de 116 mil 796 personas, mientras el flujo correspondiente al segundo semestre de 2019 fue de 140 mil 400 eventos, 84 por ciento fueron hombres y 16 por ciento mujeres. En el último trimestre de 2020, el nivel de escolaridad alcanzado por la ­población guatemalteca que regresa desde México a su país por voluntad propia no cuenta con estudios de primaria completa en su mayoría, el promedio de años de escolaridad es de 4.4 para los hombres y 4.1 para las mujeres. Nueve punto siete por ciento de la población masculina fue patrón o trabajador por cuenta propia y 78.6 por ciento no firmó contrato mientras estuvo ocupado; entre las mujeres, 18.1 por ciento era patrona o trabadora por cuenta propia y 65 por ciento no firmó ningún contrato.

En cuanto al flujo de población devuelta por la autoridad migratoria de México en el último trimestre de 2020, cuyo origen fue Honduras y Guatemala, se estimó en 4 mil 407 casos, mientras que el flujo de estos dos países en el segundo semestre de 2019 se estimó en 32 mil 697. El flujo de 2020 se conformó por 86.1 por ciento hombres y 13.9 por ciento mujeres; se trata de migrantes jóvenes (hombres 29.8, mujeres 27.5 años).

En relación con el flujo de hondureños y guatemaltecos devueltos por autoridades de Estados Unidos a su país, se estimó en 5 mil 151 en el último trimestre de 2020, mientras la estimación del flujo de estos dos países en ese trimestre de 2019 fue de 48 mil 290. Noventa y tres y medio por ciento del flujo de 2020 se conformó por hombres y 6.5 por ciento mujeres.

Es de llamar la atención la considerable reducción de la población devuelta por autoridades de Estados Unidos en 2020, lo cual debe analizarse en el contexto de las afectaciones de la pandemia de Covid-19. Es un hecho que la crisis sanitaria ha venido a complicar de manera extraordinaria las proyecciones de población que está realizando el Conapo, en relación con el futuro de la migración internacional de las fronteras norte y sur del país.

Twitter: @Gabrielarodr108

Adskeeeper

Related Posts