Baja California

Identifican a dos presuntos asesinos del policía Raúl Paredes

Por: Ana Lilia Ramírez

Tijuana, 30 de septiembre.- La Fiscalía General del Estado (FGE) solicitó dos órdenes de aprehensión contra dos personas por presuntamente haber participado en el homicidio del policía municipal, Raúl Javier Paredes Esquer, así lo señaló el fiscal central en Baja California, Hiram Sánchez Zamora. 

“Hay un gran avance en la investigación, ya está por judicializar el expediente, ya están identificadas las personas que participaron en este hecho. Estamos judicializando el expediente, judicializarse quiere decir que acudimos ante un juez de control para pedir la orden de aprehensión correspondiente, estamos en este tema”. 

Señaló que las dos personas están plenamente identificadas por haber participado en el asesinato del policía, por lo cual la investigación se encuentra en el proceso de solicitud de una orden de aprehensión ante un juez de control. 

Avance en el caso del policía  Erick Giovanni

Por otro lado, Sánchez Zamora dijo que el homicidio de Paredes Esquer no está relacionado con el asesinato del otro policía municipal de Rosarito, Erick Giovanni Ureña, ocurrido el pasado 11 de septiembre en el área de Santa Fe. 

Señaló que las investigaciones sobre el caso de Erick Ureña están avanzadas, ya que se identificó que el arma utilizada para el atraco está relacionada con otros delitos. 

“No hemos encontrado que exista una relación entre ambos (…) Salió relacionada el arma en otros eventos y estamos incorporando otros datos”.

Hiram Sánchez dio a conocer que el policía Erick Giovanni Ureña, ultimado en el área de Santa Fe el pasado 11 de septiembre, había sido amenazado en una manta -en la cual también fue amenazada la alcaldesa Araceli Brown Figueredo- colocada el 30 de agosto en el puente del nodo Pemex, cercano al Palacio Municipal de Rosarito.

“Había un par de mantas (de amenazas) que hacían referencia a él”.

El fiscal central señaló que tras operativos permanentes se logró contener los delitos de alto impacto. 

“Nos preocupa en Rosarito porque ha habido un aumento de la incidencia delictiva”, finalizó Sánchez Zamora. 

En la manta colocada el pasado 30 de agosto también se amenazó al jefe policiaco Cesar Silva, quien recibió un atentado el 14 de agosto y supuestamente su esposa hija y madres fueron privadas de la libertad. También el oficial Gilberto Quiroz, quien el pasado 13 de agosto llegó a pedir ayuda por una sobredosis por el uso de opioides.

También lee:

Entradas relacionadas