Opinión

¿Qué Alamar prefieres?

Por: La Jornada Baja California

El arroyo Alamar es un pulmón natural de la ciudad poco conocido -ubicado en las inmediaciones de las colonias 10 de Mayo e Insurgentes- que organizaciones civiles pugnan para que se declare zona protegida, pero a 11 años de acciones comunitarias, legales, jurídicas, binacionales -pudieron detener el encementado de un último tramo- no han alcanzado el objetivo ante los gobiernos de todos los niveles -y diferentes partidos- que han ido y venido.

Además de ser un tiradero de aguas residuales -que convirtieron el arroyo cristalino, hábitat de especies endémicas y migratorias (garzas, patos, pájaro carpintero, langostinos) en un cauce turbio y pestilente-, ahí se observan montañas de basura, restos de materiales quemados para recuperar metales, y viviendas construidas con materiales de desecho y hasta relleno del terreno en un área cercada y rotulada como “propiedad privada”, que pese a estar a la orilla de un río debe ser jurisdicción federal. ¿Quién vendió y dio permiso para los trabajos que se hacen a la luz del día?, no se sabe.

Es obvio que la responsabilidad de las condiciones del entorno en que vivimos es compartida entre sociedad, gobierno y todos los sectores; seguramente las toneladas de basura no las llevó ninguna administración pública y es “obra” de particulares, ¿pero por qué nadie de las administraciones públicas se ha dado cuenta y puesto orden?, ¿por qué además es una zona de alto nivel de inseguridad y donde -según residentes del área- la venta de droga es innegable?

Dicen vecinos que la policía solo pasa “de vez en cuando” y la Guardia Nacional “ha pasado alguna vez” y quienes gobiernan han ido, pero solo a pedir el voto cuando es tiempo electoral.

El sábado 30 de abril se hizo una limpieza en el marco de la jornada “El Alamar vive, vive el Alamar” convocada por las organizaciones Coalición de Salud Ambiental (EHC), Costa Salvaje, Colectivo Salud y Justicia Ambiental, CICEA Papalotzin y Alamar Sustentable, y aunque fue simbólica pues no pudieron tocarse los desechos arrojados y arrastrados por la corriente, en un tramo de poco más de un kilómetro se recogió más de media tonelada de basura (681 kilogramos) por personas de la comunidad que trabajaron de forma voluntaria.

¿Qué Alamar prefieres?, es una de las frases con que promueven la lucha para rescatar la zona, la que ilustran con imágenes que hablan por sí solas y que desde La Jornada Baja California retomamos… ¿prefieres un ecosistema invaluable que presta servicios ambientales fundamentales? -como dicen la Coalición de Salud Ambiental y Alamar Sustentable- ¿o una zona abandonada, descuidada, foco de infecciones y área insegura que eventualmente podría convertirse en propiedad privada aunque sea federal?

  • Un total de 681 kilos de basura fueron retirados de la zona arbolada del Arroyo Alamar en la jornada comunitaria de limpieza. Foto: Omar Martínez
Adskeeeper

Related Posts