Opinión

Las recientes victorias antimonopolio de la administración Biden nos ayudan a todos

Por: Joseph E. Stiglitz Especial para La Jornada

Nueva York

La competencia es lo que hace que los mercados funcionen (cuando lo hacen). Pero a las empresas no les gusta la competencia porque tiende a reducir las ganancias. Para el empresario típico, cuyo objetivo es obtener ganancias superiores al rendimiento normal del capital, eso no es divertido. Como observó Adam Smith hace 250 años: Las personas del mismo oficio rara vez se reúnen, ni siquiera para divertirse, y la conversación termina en una conspiración contra lo público o en algún plan para aumentar los precios.

Durante al menos 130 años, el gobierno estadunidense ha estado tratando de garantizar la competencia en el mercado. Pero ha sido una batalla constante. Las empresas siempre están ideando nuevas formas de eludir la competencia; sus abogados siempre están ideando nuevos métodos para evitar el alcance de la ley; y el gobierno no ha logrado mantenerse al día con ninguna de estas prácticas, y mucho menos con los rápidos avances tecnológicos.

Por lo tanto, ahora hay pruebas abruma­doras de un aumento del poder de mercado en Estados Unidos. Eso significa mayores ganancias corporativas (que superan con creces los rendimientos ajustados al riesgo), una mayor concentración del mercado en un sector tras otro y menos nuevos participantes. A los estadunidenses les gusta pensar que tienen la economía más dinámica que el mundo haya visto jamás, una que ahora está en la cúspide de una nueva era innovadora. Pero los datos refutan tales afirmaciones.

Consideremos la medida estándar de innovación: la productividad total de los factores (PTF), que se refiere al crecimiento de la producción más allá de lo que puede explicarse por un aumento de insumos como mano de obra y capital. En los 15 años previos a la pandemia de covid-19, el crecimiento general de la PTF en la economía estadunidense fue sólo un tercio de lo que había sido en los 15 años anteriores. ¡Demasiado para entrar en una era de innovación! Para empeorar las cosas, el creciente poder de mercado también es un factor clave que contribuye al aumento de la desigualdad, como sostuve en mi libro People, Power, and Profits.

Afortunadamente, en esta era de interminables noticias deprimentes, ha habido un avance positivo en este frente. Los esfuerzos de la administración del presidente estadunidense, Joe Biden, para sostener y mejorar la competencia parecen estar dando frutos.

Por ejemplo, debido a la presión de las autoridades antimonopolio federales, se canceló una fusión de 20 mil millones de dólares entre Adobe y Figma (una aplicación web colaborativa para el diseño de interfaces). Además, la corporación biotecnológica Illumina acordó desprenderse de GRAIL, después de que la Comisión Federal de Comercio de EU (FTC) alegara que la pareja disminuiría la innovación en el mercado estadunidense de pruebas de detección temprana de múltiples cánceres (MCED), al tiempo que aumentaría los precios y reduciría las opciones y calidad de las pruebas, opinión confirmada el mes pasado por el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos.

Aún más significativo es el hecho de que la FTC y el Departamento de Justicia han publicado directrices actualizadas sobre fusiones que demarcan nuevas fronteras importantes que siguen firmemente arraigadas en las tradiciones legales antimonopolio de Estados Unidos. Por ejemplo, las directrices citan la Ley Clayton de 1914, que fue diseñada para cortar de raíz situaciones anticompetitivas al prohibir fusiones y adquisiciones cuyos efectos pueden ser disminuir sustancialmente la competencia. Ese puede es crucial, porque nada se puede prever con absoluta certeza. En 2012, uno podría haber estado bastante seguro de que la adquisición de Instagram por parte de Facebook reduciría la competencia. Pero la administración de Barack Obama no estuvo tan alerta a la aglomeración de poder de mercado como lo está la administración Biden.

Las nuevas directrices también ponen un mayor énfasis en el atrincheramiento, la idea de que las adquisiciones y fusiones pueden profundizar, expandir y prolongar el poder de mercado de una empresa. Este cambio implica que la competencia será vista como un fenómeno dinámico, como debe ser. Es importante destacar que no sólo las fusiones horizontales (entre empresas del mismo ramo de negocios) sino también las verticales (cuando una empresa adquiere un proveedor o cliente crítico) estarán sujetas a un mayor escrutinio.

Hace tiempo que sabemos que en condiciones de competencia limitada (que es la realidad en muchos sectores y en muchos países), este tipo de fusiones pueden tener poderosos efectos adversos. Sin embargo, los economistas de Chicago, insistiendo en que los mercados son naturalmente competitivos, argumentaron que las autoridades antimonopolio deberían centrarse sólo en fusiones y adquisiciones horizontales, y los tribunales en general estuvieron de acuerdo. La decisión sugiere que los jueces han comenzado a reconocer los peligros que plantean las fusiones verticales.

Del mismo modo, las nuevas directrices ayudarán a las autoridades antimonopolio a abordar las grandes plataformas en las que se produce gran parte del comportamiento anticompetitivo actual: desde tarjetas de crédito, reservas de vuelos y entradas de teatro hasta viajes compartidos. (Revelación completa: he sido testigo experto en algunos de estos casos). Los altos rendimientos sostenidos que obtienen las plataformas dominantes se han vuelto obscenos. Es especialmente importante cortar de raíz el crecimiento del dominio del mercado. El enfoque dinámico de las nuevas directrices podría resultar especialmente eficaz.

Todos sufrimos el poder de mercado, porque distorsiona los mercados de maneras que reducen la productividad general y permite a las empresas aumentar los precios, reduciendo así los niveles de vida. Al mismo tiempo, la combinación de un creciente poder de mercado y un debilitamiento del poder de los trabajadores han mantenido bajos los salarios, erosionando aún más los niveles de vida.

Smith tenía razón: la lucha contra el poder del mercado es interminable. Pero la administración Biden al menos ha ganado un punto para los estadunidenses comunes y corrientes. Se trata de otro logro impresionante en un entorno político extraordinariamente hostil.

Joseph E. Stiglitz, premio Nobel de Economía, es profesor en la Universidad de Columbia y ganador del Premio Sídney de la Paz 2018.

Derechos reservados: Project Syndicate, 2024.

www.project-syndicate.org

Related Posts