Cultura

Coreógrafas trasladan al lenguaje corporal sus lecturas de Carlos Fuentes

Por: Fabiola Palapa Quijas / La Jornada

El amor expresado a través de la música y la danza es lo que presentan las creadoras Cecilia Appleton, Rossana Filomarino, Lola Lince y Silvia Unzueta en el programa coreográfico 4 Miradas de Inez, inspirado en la novela Instinto de Inez, de Carlos Fuentes (1928-2012).

Con motivo del 95 aniversario del nacimiento del escritor, referente de la literatura mexicana e hispanoamericana del siglo XX, el Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac), dirigido por Cecilia Lugo, le dedicará hoy un homenaje en el Palacio de Bellas Artes; posteriormente, se presentará en el Centro Nacional de las Artes (Cenart) el 9 y 10 de noviembre.

Las coreógrafas llevan al lenguaje corporal sus interpretaciones de la obra de Fuentes. Cada una siguiendo su propio impulso creativo y visión estética, mediante la cual dialogan en torno a esa obra literaria en una original tetralogía coreográfica.

El programa se inicia con la obra El aullido salvaje de la memoria del cuerpo, de Cecilia Appleton, en la que se presenta la lucha de poder que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad y que ha derivado en la conquista del territorio y la denigración a la mujer.

«La novela de Carlos Fuentes me conectó con un mundo surrealista, en el que encontramos la relación de una pareja, un director de orquesta y una cantante; eso me sumergió en la vida de los personajes y fue como un llamado a lo que es la naturaleza de la vida y el instinto femenino, porque, para mí, el papel de la mujer es fundamental; tenía que hablar de cómo el hombre siempre ha dominado y conquistado a la mujer», explicó Appleton durante un ensayo de la pieza.

Amores imposibles

Rossana Filomarino, maestra, bailarina y coreógrafa, con casi seis décadas de trayectoria profesional, creó la pieza El último concierto, musicalizada con una composición de Rodrigo Castillo Filomarino. Expresó que retoma los tópicos de Fuentes que le son cercanos para compartir con el público lo que puede decir al respecto.

«La obra tiene muchos temas, prácticamente toda la historia de la humanidad, intercalada con la relación de amor de los personajes, un director de orquesta y una cantante. En la trama, el director, ya muy viejo, da su último concierto en el Festival de Salzburgo, y en su casa hay un objeto fantástico que contiene toda su vida, todos sus recuerdos, y en escena, la parte de un amor imposible».

En su coreografía, Filomarino rescata de la novela de Fuentes «el amor intenso y profundo de los personajes», al igual que la música, ya que para los protagonistas tiene un papel importante. «Este amor eterno y la música nos remite al flujo de la vida diaria», añadió.

Retazos de memoria es la coreografía de Lola Lince. En la propuesta hay imágenes como de fantasmas que se desvanecen, memorias de amores imposibles, insólitos jardines y pasajeros para plasmar una idea poderosamente reflexiva: «no tendremos nada que decir sobre nuestra propia muerte».

Silvia Unzueta, en la cuarta coreografía, que lleva el título de Porvenir perdido, toma como tema esencial a los personajes más significativos de Instinto de Inez, y propone una reflexión sobre los encuentros y la búsqueda de la pasión original, su obsesión por lo imposible de las relaciones, el entrecruce de los tiempos y la pérdida del porvenir como una constante en el entramado del discurso escénico.

Sobre Carlos Fuentes, la creadora dijo que «es un escritor reflexivo y profundo, con una narrativa maravillosa en la que realmente hay un sinfín de ideas y de temas que podrían tratarse con su libro».

Explicó que «fue todo un reto hacer la coreografía sobre la historia de los personajes y en el contexto en que se narra».

Las cuatro coreografías son diferentes en sus formas de interpretar y concebir la danza, pero al final tienen similitudes por los temas que aborda en escritor en la novela. Son cuatro miradas en torno al amor, la vejez, la música y la mujer.

El estreno de las cuatro coreografías que interpretarán los bailarines del Ceprodac es hoy a las 19 horas en la sala principal del Palacio de Bellas Artes (avenida Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas), como parte del homenaje a Carlos Fuentes que organizó el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. En el teatro Raúl Flores Canelo del Cenart (Río Churubusco 79, esquina calzada de Tlalpan), la agrupación se presentará el 9 y 10 de noviembre a las 19 horas.

Related Posts