Información General

Chile: la ultraderecha se perfila a dominar en la elección de constituyentes

Por: Aldo Anfossi / periodista La Jornada

Santiago. Puede parecer un sin sentido, pero existe la posibilidad de que las elecciones de mañana en Chile para elegir 50 consejeros que redacten un proyecto de nueva Constitución, sean ganadas por el ultraderechista Partido Republicano (PR), aquel que expresamente se declara contrario a una nueva Carta Magna y que defiende la heredada por el dictador Augusto Pinochet.

Todas las encuestas dan por vencedor a dicha fuerza que parece ser la estrella emergente de la política chilena, en algunas regiones obteniendo más de 30 por ciento de la intención de voto. Las proyecciones indican que el PR estaría representado con al menos 15 de los 50 constitucionalistas, convirtiéndose en un músculo decisivo en el Consejo en el que se dirimirá la aprobación del articulado que requerirá al menos 30 votos.

El crecimiento de los republicanos no parece ser extraño: su líder y ex aspirante presidencial José Antonio Kast –defensor de la dictadura, cercano a Jair Bolsonaro, Donald Trump y al neofascista español Sebastián Abascal–, ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2021 con 27.9 por ciento de los sufragios, dos puntos más que el ahora mandatario Gabriel Boric.

El crecimiento de los republicanos ha sido a costillas de la derecha tradicional, la de los partidos Renovación Nacional (RN), Unión Demócrata Independiente (UDI) y Evolución Política (Evopoli), cuyos dirigentes no esconden el temor que ello les significa.

Han capitalizado el desprecio de sectores medios y bajos con la centro-izquierda y la derecha que no resolvieron demandas esenciales; además de nutrirse de la crisis de inseguridad.

Kast fue diputado de la UDI entre 2002 y 2014, a la cual renunció en 2016. En 2017, lanzó su primera candidatura presidencial y con 7.97 por ciento del electorado a su favor llegó cuarto.

Los ultraderechistas compiten en solitario, es decir, no van en pacto comicial con otros partidos, como sí lo hace el oficialismo, aunque dividido en dos listas (Unidad para Chile y Todo por Chile); y también la derecha “clásica” (Chile Seguro).

Según el analista Marco Moreno, director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, el crecimiento de los republicanos se explica por la modificación de expectativas.

“Las sociedades responden a climas, y si bien en 2019 se gatilló una demanda de cambios impulsada por el estallido social, con 80 por ciento en pro de una nueva Constitución, con la pandemia y los excesos del proceso constituyente anterior, se generó entre la ciudadanía una fatiga sobre el tema”, explica.

Eso se traduce en que si la demanda era de cambios, hoy es de orden y seguridad.

“En 2019, la aprobación a Carabineros (policía militarizada) cayó a 17 por ciento y ahora recuperó los niveles que tenía (superior a 70 por ciento). La pregunta es si acaso ello responde a que Carabineros hace las cosas de manera distinta y la respuesta es que no, hace probablemente lo mismo; lo que cambió es que la gente tiene una demanda de orden y eso hace que valore más a los carabineros”, explica.

Según el analista, “estos procesos son normales en la sociedad, no siempre hay un solo direccionamiento, tienden a ser pendulares y la chilena es un poco esquizofrénica en eso: si bien estamos en un proceso de cambios, el ciclo anterior no terminó de morir, pero el nuevo no ha nacido aún, si bien pensábamos que sí había ocurrido”, expuso el catedrático.

La gente, dice, está cobrando el deterioro de orden público, el impacto de la migración ilegal y la inseguridad. Y de las cinco listas en competencia, al menos tres representan eso.

Related Posts